domingo, 25 de octubre de 2009

15 Títulos para el 2009... El imaginario del doctor Parnassus (Crítica)

Si la muerte de Heath Ledger ayudó, como aseguran no pocos, a que The Dark Knight fuera la más taquillera del año pasado por todo el revoloteo causado, y las críticas tan buenas que recibió el australiano por su papel del Joker, con El Imaginario del Doctor Parnassus ha pasado algo parecido.

La película intenta abarcar muchos temas. La muerte, la vida, el amor, la imaginación, el cielo, el infierno... Gilliam lo consigue casi todo, en un filme que creo que disgustará a muy pocos. Yo personalmente no puedo con su cine, pero las circunstancias han querido que le haya salido un producto mucho más... comercial, dentro de la paja que le suele meter a sus obras y que no solo haya ido al cine a verla, sino que haya salido de este con una sonrisa. = )

El Doctor Parnassus (Christopher Plummer) es un monje, de una religión desconocida, el cual acepta una apuesta con el diablo a cambio de la inmortalidad. La inmortalidad... Gana, pero pasan los años, y siguen apostando, hasta que para conseguir el amor de una bella muchacha, hace un trato con el diablo, el entregarle a cualquiera de los hijos que tenga con dicha joven cuando superen los 16 años.
Tiempo después, la ¿bella? hija está apunto de cumplir los 16 añitos, y el diablo vuelve, pero con su espíritu juguetón, decide volver a hacer otra apuesta. El que consiga 5 almas primero, gana, en este caso que la chica se quede con uno u otro. ¿Cómo se consiguen las almas? El Doc Parnassus tiene un espejo a través del cual puedes entrar en tu mundo de fantasías ideal. En cierto modo, si lo aceptas tal y como es y no caes en la tentación del diablo, que ronda también por esos mundos, entregas tu alma al Doctor y a su mundo. A decir verdad, esta parte no me terminó de quedar muy clara. Por otro lado, encuentra a un muchacho colgado de un puente que se llama Tony (Heath Ledger), el cual ha perdido la memoria, y se une al Doctor y a su carroza ambulante vendiendo entradas para entrar al imaginarium, de ese modo empieza una carrera para conseguir las 5 almas antes que el diablo. Tony entra varias veces en el espejo y en el adquiere 3 formas distintas. Esas formas están interpretadas por Johnny Deep, Jude Law y Colin Farrell.

El recurso de Gilliam de dotar a Tony, el personaje que interpreta Ledger, de otros aspectos en los mundos de fantasía es sin duda alguna lo que salvó al película, además de poder contar con tres actores de la talla de Deep, Law y Farrel. De estos tres me quedó con la interpretación del último, ya que es el que tiene la mejor parte, y ¿para que engañarnos? es el que mejor interpreta al personaje. El que más parecido tiene con Ledger es Deep, sin duda alguna, además de ser el primero en aparecer y con el primero con el que te llevas la sorpresa. La lástima es que solo salga unos pocos minutos. Law es un gran actor, pero... Y Farrell es el que está mejor, pero de estos tres, ya que la gran joya de la película es Christopher Plummer. Plummer es un actor que se atreve con todo, y todo lo hace bien, es alucinante, me encanta, y el interpretar un papel como el del Doctor Parnassus requería bastante valor, además de entrega. Genial, simplemente genial.
Ledger realiza, o realizó una buena interpretación, pero tampoco nada del otro mundo. Una buena última interpretación, pero a todos nos quedará la del Joker.

Algunos hablan del exceso de metraje tanto al comienzo como en los mundos de fantasía. Lo primero no lo voy a rebatir, pero a mí personalmente no me molestaron, es más, creo que viene bien, porque nos presenta perfectamente a los personajes. A lo segundo diré que es lo mejor de la película, el Imaginarium, el mundo de fantasía que crea cada persona, creado con unos efectos buenos, curiosos y ante todo, imaginativos.

Quizás lo que más se carga el film es el modo en que cuenta Gilliam el propio argumento. Buena, pero larga presentación, mundos de fantasía chulos, gran reparto, pero la propia historia que cuenta, el modo de contarla, y como van transcurriendo los hechos es quizás lo más flojo de la película, lo que deja a la película con momentos buenos y no tan buenos.

Yo iba con una dos ideas muy claras al cine: Ver lo último e inacabado de Heath Ledger, y encontrarme con una buena película pero no la mejor del año. Me llevé lo que esperaba, no me decepcionó en absoluto, e incluso me gustó un poco más de lo que me imaginaba.

Os recomiendo el ir a verla, eso sí, no antes que Moon, por supuesto, pero de verdad, merece la pena.


2 comentarios:

Giancarlo Verástegui dijo...

Muy buena reseña, condivido casi todo contigo, yo también hablo de la película en mi blog y la recomiendo de lo mejor de Terry Gilliam en años...el gran monólogo de Depp vale el precio de la entrada...y sobre Moon, no veo las horas de verla.pero aqui,en Italia, aún no hay fecha de estreno...
Saludos!

http://giancacinemusica.blogspot.com/

Gine dijo...

Este martes sin falta voy a verla.
La verdad es que el cine de Terry Gilliam me parece bastante irregular... habrá que ver lo que nos depara esta vez.

Saludos ;)